Cita inspiradora de Tennessee Williams sobre no dejar pasar el tiempo sin vivir una vida saludable.